Patrimonio etnográfico

  • Danza de las Espadas
  • Danza de las Espadas
  • Forja artesanal
  • Forja artesanal

La Danza de Las Espadas

La Danza de Las Espadas , "ballimachía" o "bachimachía" además de ser uno de los festejos más espectaculares del folklore español, es una de las fiestas con más tradición de Obejo. Se celebra tres veces al año: el domingo más próximo al 17 de enero con la celebración de San Antón, el domingo más próximo al 21 de marzo con la romería de San Benito y el segundo sábado de julio dentro de la feria y reúne a una gran multitud e espectadores. La danza es ejecutada por unos 32 varones (sin participación de mujeres) dirigidos por un maestro. Visten con chaquetilla corta de pana marrón, camisa blanca, pantalón de pana lisa color avellana, fajín rojo y botas. En las manos, espadas de hierro forjado.

Durante la procesión, tras la misa en la ermita de San Benito o en la iglesia de San Antonio Abad, según el día, los danzantes no cesan en su baile, acompañados por la música del acordeón, la guitarra, el laúd y la pandereta. Avanzan, siempre delante del santo, en hileras, con las espadas como nexo de unión. El momento culminante, conocido como el "patatú", es cuando los danzantes forman un círculo en torno al maestro de danza, cruzan las espadas y lo "ahorcan". Se para la música y a un golpe de pandereta el maestro se desliza por un lateral saltando y deshace el laberinto de danzantes y espadas.
           
Los orígenes de la danza, vinculada a las danzas guerreras, no están del todo claros. La mayoría las sitúa entre los siglos XIV y XVI.

Cestería de mimbre

La cestería de mimbre es una antigua tradición que se heredó de padres a hijos en una familiade Obejo, la cual se dedicaba a la fabricación de cestas de mimbre para su utilización en la recogida de la aceituna. Hoy día la producción se ha reducido a alguna pieza de decoración por encargo, ya que las cestas que se utilizan hoy en día en la recogida de aceituna son de otro material.

Forja Artesanal

La forja artesanal es una actividad que realiza un vecino desde hace ocho años en Obejo, junto con trabajos de carpintería metálica. Su destreza con el hierro lo adquirió trabajando en las mejores fábricas de Córdoba. Los encargos que recibe para trabajar la forja de forma artesanal son caprichos de personas tanto del pueblo como de fuera.

Matanza domiciliaria

La matanza domiciliaria aún la realizan algunas familias del pueblo, en los patios de sus casas una o dos veces al año. Ésta dura uno o dos días pero desde una semana antes las mujeres comienzan con los preparativos (calabazas, cebollas, tripas secas...) El día en concreto los hombres proceden a matar y a descuartizar el cerdo, después del resultado positivo del análisis del veterinario, mientras las mujeres limpian la tripas y preparan los ingredientes, incluida la sangre.

De la matanza se obtienen varios productos: jamón, paleta, tocino y espinazo para salar, manteca para elaborar dulces, lomo para conservarlo en manteca, chorizo y morcillas de cebolla, extremeña y la lustre.

Estos días no faltan comida, bebida, bromas y canciones, las cuales transforman la matanza en un acto festivo, curioso de ver.

Panadería de horno de leña

Muy típico y famoso de Obejo es el pan que elabora una familia con la receta tradicional de sus antepasados y en horno de leña. También se encargan en Semana Santa de confeccionar los típicos hornazos

Cooperativa del campo San Antonio Abad S.C.A.

Esta cooperativa está fundada desde 1959 por socios de Obejo y de municipios limítrofes. Al principio la trituración de la aceituna se realizaba con sistemas tradicionales de prensado "con rulos" y actualmente se realiza con sistemas modernos de molturación "contínuos", lo cual ha disminuido la mano de obra en un 75%. Después de un complejo sistema, se extrae el aceite y se califica como aceite de oliva virgen extra, virgen fino, virgen corriente o lampante (refinable), según una puntuación basada en distintos parámetros.

Cultura